17 de mayo. Un día para poner sobre la mesa la lucha contra la discriminación por la orientación sexual y la identidad de género.

LGBT
Por José Ignacio Scasserra

Si las redes hoy se tiñen de arcoíris, y en el fujo de imágenes vemos aparecer la bandera colorida que rememora luchas e instala debates, es porque hoy se cumplen 31 años desde que la Organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. En efecto, el 17 de mayo de 1990, en una asamblea general de la OMS, se decidió que la «homosexualidad» deje de ser considerada una patología mental, como lo era desde el siglo XIX. Es importante destacar que la transexualidad no corrió la misma suerte, y sólo fue removida de la lista de patologías en el año 2018.

En el mundo existen 72 países donde se criminalizan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, y sólo 63 países ofrecen protecciones legales a personas LGBTIQ+. Por eso, parece fundamental aprovechar la ocasión para colocar sobre la mesa a lucha contra la discriminación por orientación sexual y la identidad de género, en vistas de avanzar con la reivindicación de nuestros derechos hacia una sociedad más igualitaria.

Dia internacional contra la homofobia, la transfobia y la bifobia

Si bien la fecha se dispuso a partir de la eliminación de la «homosexualidad» como patología, lo cierto es que, a través de militancias, activismos y diferentes luchas, se ha logrado instalar la fecha como un modo de combatir cualquier tipo de violencia relacionada a la orientación sexual y a la identidad de género.

Su primera celebración fue en el año 2005 cuando, después de un año de campaña, numerosos países llevaron adelante actividades en torno a la problemática. En esa ocasión, la coordinación principal la desarrolló el comité IDAHO (International Day Against Homophobia, Día internacional Contra la Homofobia) una organización no gubernamental fundada por el intelectual y activista Louis-Georges Tin.

Ese primer año la celebración se dio en alrededor de 40 países. Poco a poco la fecha se ha logrado instalar: en el 2013, más de 100 países predicaron su adhesión, y en el 2020, fueron más de 130.

¿Y en Argentina?

En Argentina, el día se reconoció en el año 2012 por la Cámara de Diputados. Se lo llamó el «Día nacional de lucha contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género», y hasta se lo incluyó en el calendario escolar. Esto es una pieza más en un proceso social, político y legislativo que nuestro país viene desarrollando desde hace varias décadas. Los activismos por los derechos en torno a la orientación sexual y la identidad de género pueden encontrarse ya en los años 70. En 1992, Argentina vio su primera marcha del orgullo. Con estos antecedentes, en el siglo XXI los movimientos sociales han llevado adelante numerosas agendas que posibilitaron numerosos procesos legislativos. Se destacan como los más importantes la ley de Educación Sexual Integral del año 2006, el Matrimonio Igualitario del 2010, la ley de Identidad de Género del 2012, el Cupo Laboral Travesti-Trans, y el Aborto Legal, Seguro y Gratuito del año pasado.

Sin embargo, esto no quiere decir que no existan reclamos, ni que las personas pertenecientes a la comunidad LGBTIQ+ no sufran más ningún tipo de vulneración de derechos. El último informe del observatorio nacional de crímenes de odio a personas LGBT+ de la Federación Argentina LGBT registró en un semestre sesenta y nueve casos de crímenes de odio donde la orientación sexual, la identidad o expresión de género funcionaron como pretexto discriminatorio para la vulneración de derechos y el ejercicio de la violencia1.

Sin ir más lejos, el último 11 de marzo, Tehuel de la Torre, un chico trans de San Vicente, fue visto por última vez cuando salió a una entrevista laboral en Alejandro Korn. El modo en que medios masivos de comunicación, agendas políticas y mecanismos institucionales ignoraron el caso, o sólo le prestaron atención tardíamente, muestra lo importante de aprovechar fechas como la de hoy para colocar nuestros reclamos sobre la mesa. Trabajar en vistas de esclarecer qué pasó con Tehuel es fundamental si queremos hacer de esta fecha algo significativo.

Éste y otros reclamos son levantados hoy en día por organizaciones, movimientos sociales, grupos activistas y militantes. Una nueva ley antidiscriminatoria, una ley integral trans (como la sancionada en Uruguay), una nueva ley de VIH, Hepatitis, ITS, y tuberculosis, la investigación, el desarrollo y la distribución de preservativos para vulvas, la declaración de interés de la campaña «intransmisible = indetectable», derechos sexuales para lxs trabajadorxs sexuales y la separación del Estado y la Iglesia son algunas de las demandas que hoy se colocaron en agenda. En apoyo a estos reclamos, sumamos la voz y le volvemos a preguntar a la sociedad entera: ¿Dónde está Tehuel de la Torre?

Share:

Facebook
Twitter
LinkedIn
contacto

Escribinos por más información

info@mottme.com