El tablero está puesto: cerraron las alianzas

Por Matías Mowszet

Ayer a las 0 horas venció el plazo para presentar las alianzas de partidos que van a competir en las elecciones legislativas de este año y, si bien todavía faltan 8 días para que cierren las listas y sepamos, a ciencia cierta, los nombres que van a pugnar por las bancas del Congreso, la jornada dejó algunas sorpresas.

En la provincia de Buenos Aires, el distrito que concentra casi el 40% del padrón nacional y que determina, en gran medida, la interpretación nacional en términos de “victoria” y “derrota”, el mapa quedó con una distribución similar a la de 2019.

El Frente de Todos y Juntos por el Cambio repiten esquemas de partidos y apuestan a polarizar las preferencias. Por el lado del oficialismo no hay ninguna sorpresa y la nómina respeta de manera fidedigna la que acompañó a Axel Kicillof y Alberto Fernández hace dos años, pero en la oposición, la cosa es distinta.

Juntos por el Cambio retuvo todos los partidos de la última elección y, además, agregó a nuevos jugadores.

Uno es el Partido Socialista. El PS ya se había incorporado al larretismo en la Ciudad de Buenos Aires pero la estructura capitalina estaba fuertemente enemistada con la conducción partidaria nacional ejercida desde Santa Fe. En territorio bonaerense, la tesis de Roy Cortina ganó la pulseada y determinó la incorporación de este espacio a la coalición, aunque todavía no define el sentido de su apoyo en caso de internas.

El otro es el GEN de Margarita Stolbizer, que se justificó ayer diciendo que siempre apostó a la postura “antigrieta” pero, como la grieta es cada vez más grande, había que elegir lado.

Juntos por el Cambio tiene dos potenciales candidatos a encabezar las listas: Diego Santilli y Facundo Manes. Hasta hace unas horas tenía un tercero: era Jorge Macri, pero anunció ayer que se baja y le metió una presión no tan encubierta al neurocirujano para que haga lo mismo.

Manes está impulsado principalmente por el radicalismo mientras que Santilli es la apuesta de expansión del larretismo más allá de la Avenida General Paz. Los caminos conducen a una interna entre listas separadas, si es que el PRO no compele al médico a un acuerdo de último momento antes de cerrar listas.

En la danza de posicionamientos respecto a la eventual interna, el primer derrotado claro fue Miguel Pichetto. El excandidato a vicepresidente abrió un espacio propio hace meses llamado Peronismo Republicano junto a Joaquín De La Torre y Claudia Rucci. Ese espacio se rompió ayer, cuando el exsenador mostró su apoyo a Diego Santilli tras una reunión con Larreta y sus dos compañeros le avisaron que no lo acompañarían en esa dirección. De La Torre y Rucci se posicionaron con Manes y dejaron en claro que no iban a aceptar a “otro porteño” en la provincia.

Desde el oficialismo, todavía se barajan nombres y posibles postulantes. El mensaje apunta a que la definición se dará a conocer al filo del plazo de presentación, aunque el nombre que suena fuerte por estas horas es el de Victoria Tolosa Paz.

Apareció durante la semana la posibilidad de que la lista bonaerense del Gobierno estuviera encabezada por quien mejor medía en el distrito, Santiago Cafiero, pero todo apunta a que fue descartado por el propio Alberto Fernández, que lo necesita en el lugar en el que está, el de jefe de Gabinete.

De ser así, el presidente estaría eligiendo funcionalidad por sobre el componente electoral.

El exministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, presentó el frente «Vamos con Vos», que consiste en una réplica del lavagnismo de 2019. El exfuncionario de Cristina ya dijo hace semanas que va a ser candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires y cuenta con el respaldo de dirigentes como Graciela Camaño y Humberto Tumini.

José Luis Espert avisó que fracasaron las negociaciones para incorporarse a Juntos por el Cambio e irá en una lista separada con vistas a captar el voto libertario y evitar la fuga al macrismo en forma de “voto útil”.

La misma función tendrá Javier Milei en la ciudad, aunque allí el macrismo incorporó una carta para disputar esa representación: el exministro de Economía de De La Rúa, Ricardo López Murphy.

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad, por su parte, confirmó en un comunicado que la lista en la provincia de Buenos Aires estará encabezada por Nicolás del Caño, acompañado por Romina del Pla y Néstor Pitrola. En la ciudad, la elegida para liderar la nómina es Myriam Bregman.

Pese a esto, hay algún ruidito interno porque el referente del MST, Alejandro Bodart, avisó que la postura de su partido es que él sea el candidato que encabece la lista y anticipó posibles internas.

La alianza repite los sellos de 2019 y no pudo incorporar nuevos. De hecho, el comunicado oficial que sacaron se refiere a eso y dice: “Lamentablemente, otras agrupaciones menores de la izquierda decidieron en forma sectaria no ser parte de la unidad de la izquierda clasista y socialista. El NMAS, Política Obrera y AyL no aceptaron la unidad y van todos por separado».

El FIT renueva sus únicos dos escaños y está sin margen de error: Si no saca un buen resultado, se queda sin representación en el Congreso.

En la Ciudad de Buenos Aires el panorama es más claro y concreto. Es prácticamente un hecho que la lista del Frente de Todos va a ser encabezada por Leandro Santoro, el dirigente de legua hábil y recurrentes presencias mediáticas, sin nadie en el amplio espacio que hoy se atreva a cuestionar esa postulación como número ya puesto.

La alianza incorporó a Matías Tombolini, que fue el candidato del lavagnismo en la ciudad en 2019. Tombolini estrenó su participación en el Frente de Todos con una chicana al macrismo. Dijo “son juntos por el cambio de domicilio”, haciendo referencia al doble cruce de General Paz que hay con Vidal pasando a la ciudad y Santilli pasando a la provincia.

En Juntos por el Cambio, después de los catastróficos conflictos internos y los cruces que se dieron entre los distintos núcleos, los caminos se cerraron en una unidad del espacio original detrás de la figura de la exgobernadora María Eugenia Vidal, que irá secundada por el economista Martín Tetaz. El binomio estará desafiado por una lista ya anunciada de Republicanos Unidos liderada por el Ricardo López Murphy, secundado por Sandra Pitta.

En Córdoba no hay novedades rimbombantes. Parece ser un hecho que el actual senador del Frente de Todos buscará la reelección y que el espacio del gobernador Juan Schiaretti estará liderado por su esposa, la diputada Alejandra Vigo.

La incógnita se mantiene en Juntos por el Cambio. Mientras Macri bendijo al exministro de Turismo Gustavo Santos, Mario Negri y Luis Juez, ambos diputados, pelean por encabezar la nómina al Senado.

El oficialismo en Santa Fe cerró alianza y contuvo la diversidad de opiniones internas. El espacio nuevo del gobernador Perotti, Hacemos Santa Fe, quedó incluido en el Frente de Todos, aunque no se sabe si habrá lista conjunta o internas.

Las otras noticias son el cambio de nombre del espacio que gobernó Santa Fe hasta hace dos años, el Frente Progresista Cívico y Social, que ahora se llamará Frente Amplio Progresista, y el regreso Rubén Giustiniani tras su alejamiento en 2016.

En Mendoza, el dato novedoso fue que el Frente de Todos incorporó al diputado José Ramón, conocido recientemente por haber protagonizado un video en el que revolea una frazada cuando se votaba la ley de zona fría. Ramón operaba en el Congreso de quasi aliado y votaba afirmativamente casi todas las iniciativas del Poder Ejecutivo.

El 24 de julio cierran las listas y quedará definido todo el esquema de candidaturas de cara a las PASO del 12 de septiembre.

Share:

Facebook
Twitter
LinkedIn
contacto

Escribinos por más información

info@mottme.com