Flor Peña, y cualquier feminidad arrinconada entre la sexualidad y la política

Por Azul Verzura

Jonathan Viale, periodista conocido por sus dichos derechosos y bastantes violentos, compartió la lista de invitadxs que fueron a la Quinta de Olivos a lo largo de estos días. La diferencia es que no era una lista de excel, sino que estaba editada con una foto con transparencia de Pacchi (una de las invitadas) semidesnuda mostrando la cola y se refirió reiteradamente a todos los trabajos que ella había tenido en el pasado como modelo, pero con un tono bastante desprestigiante y menospreciándola. 

No solamente las críticas y el revuelo tienen que ver a nivel periodístico sino que en el medio de la campaña electoral por las elecciones legislativas, el precandidato a diputado por el PRO Fernando Iglesias arrebató contra las mujeres, el PJ, el feminismo, el periodismo, y todo lo que tenga que ver con algo que a él no le gusta. La gran falta de respeto y violencia ejercida por un funcionario público radica que en medio de TeleNoche (programa de televisión de TN) calificó como “visita/escándalo sexual” al encuentro político con varias Actrices Argentinas de parte de Alberto Fernandez y de la Asociación cultural. 

 

Flor Peña se defendió en su programa de televisión explicando el por qué se la hostigaba tanto por pensar como pensaba y porque nadie le pidió explicaciones a los hombres cuando fueron a hablar a la Quinta Presidencial. 

La exposición y persecución política y mediática por parte del Candidato a Diputado no puede dejarse pasar, y en varias ocasiones, le pidieron la renuncia al cargo. 

“Lo increíble de todo esto es que apuntaron contra ellas, las denostaron, las denigraron y las insultaron por estereotipos ligados a la apariencia, por ser mujeres y por haber mostrado en algún momento su cuerpo. En definitiva: pura y exclusivamente por misoginia.” Dice Tuti Romain, periodista feminista en si hilo de Twitter.
(Fuente:
https://twitter.com/tutiromain/status/1422611708930035712)

Además de este escándalo misógino, el eje del ataque recae en la profesión o en el pasado / presente de cada una de las actrices y no en si fueron o no a hablar con el presidente. es decir, no es un reclamo político o una cuestión en que si estuvo bien que se juntaran a hablar con el presidente, sino que el único objetivo de esta intervención y violencia política mediática radica en que mujeres que trabajan con su cuerpo o que son modelos y actrices, no pueden hacer otra cosa por fuera de su cuerpo y que por ese mismo motivo, son penalizadas social y políticamente. Vale aclarar que periodistas mujeres como Viviana Canosa también se reunieron con el presidente y en ningún momento saltó ningún tipo de ola mediática y exhibicionismo por parte de los canales como La nación, TN, Telenoche, etc. 

 

Tras el advenimiento de un feminismo altamente político, estatal e institucionalizado por parte de un Estado que sostiene estos valores, es importante seguir remarcando la necesidad inmediata de acciones preventivas y de acción ante semejante violencia por parte de estas personas. No es un tweet ni tampoco un error de interpretación por parte del diputado, sino también una coalición violenta que sigue siendo sostenida por quienes miran hacia otro lado ante este tipo de situaciones. La violencia política es una de las violencias menos explícitas, es una violencia audaz y sutil, es aceptada y replicada. Entonces, en este panorama político es inviable no salir a rematar con la importancia de un sistema mediático y político que penalice, forme y capacite a todes sus integrantes. 

 

Seguir construyendo una opinión pública basada en la violencia, es seguir construyendo y legitimando una sociedad exhaustivamente patriarcal y pasiva ante este tipo de hechos ampliamente indiscutibles. 

contacto

Escribinos por más información

info@mottme.com