Travesía por la Ley de Humedales

Por Montserrat Tolaba

Hoy concluyó la travesía por una ley de humedales organizada por la Multisectorial de Humedales en conjunto a otras organizaciones.

Hace una semana partieron en kayak más de 60 personas a través del río paraná y más de 50 personas por tierra desde rosario hasta buenos aires, con el objetivo de desembocar en la movilización que se realizó el día de hoy y entregar un petitorio firmado por más de 400 organizaciones en el Congreso de la Nación con el pedido urgente del tratamiento de la Ley de humedales en plenario de comisiones de la cámara de Diputadxs. De lo contrario, este proyecto ya aprobado por la Comisión de recursos naturales perderá estado parlamentario para fin de año. 

Este viaje en realidad empieza hace años, a partir de la inclusión de los derechos ambientales en la reforma constitucional de 1994. Desde entonces han recorrido despachos, pasillos y comisiones más de 20 proyectos de ley que establecen presupuestos mínimos para humedales. Pero no ha sido hasta el 2020 que se ha llegado al punto más crítico: la primera imagen es del delta del paraná ardiendo y el humo llegando a la capital federal. La postal final que puso de relieve la crisis climática y ecológica mezclada con el enriquecimiento y la especulación financiera fue la de ecosistemas enteros afectados por incendios en su mayoría deliberados. «El país se prendía fuego». El resultado fueron 1 millón de hectáreas quemadas de las cuales más de 300 mil son humedales.

¿De qué trata la ley? ¿Es un freno a las actividades productivas en esos ecosistemas?

El hecho de que la ley sea una ley de presupuestos mínimos significa que sus estándares de protección ambiental son estándares mínimos que deberán respetarse en todas las jurisdicciones del país. Para ello, las provincias deberán realizar un ordenamiento ambiental del territorio que permita ubicar las zonas de humedales y analizar sus características para establecer los distintos niveles de protección requeridos, a partir de la definición técnica de humedal que se establezca en la ley. Esta definición es clave, ya que dependiendo de su rigurosidad, podrá abarcar desde el 8% al 22 % del territorio nacional. Ahora bien, no debemos asociar esta ley a una prohibición de las actividades productivas. Precisamente, la idea de realizar un ordenamiento territorial es la de definir qué actividades productivas pueden realizarse en cada lugar, para asegurar que los ecosistemas sean preservados ecológicamente. Para ello, las actividades productivas deberán atravesar un procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA), que tiene la función de identificar el potencial impacto que una actividad productiva puede causar en ese ecosistema específico-y autorizarla o no- desalentando las malas prácticas que ponen en peligro la integralidad de esos ecosistemas.

¿Por qué son importantes los humedales? 

Los humedales son sumideros de carbono, almacenan el dióxido de carbono presente en el aire. Cuando estos se incendian, no sólo se libera dióxido de carbono producto de la combustión sino también se libera todo lo capturado. El IPCC (Intergovernmenta Panel on Climate Change) informa que hacen falta medidas urgentes de reducción de gases de efecto invernadero. Si no se tomasen estas medidas, a fin de siglo podríamos llegar a superar los 4°C de temperatura en la tierra. Pero también afirma que estas medidas son complementarias (hasta incluso indisoluble si lo que se quiere es mantenernos por debajo de la línea de 2°C,) de acciones que capturen el CO2. 

¿No queda claro por qué proteger los humedales? Si bien hay distintas subcategorías de humedales, por ejemplo las turberas que cubren alrededor del 3% de la tierra de nuestro planeta (y son el 95% de los humedales en tierra del fuego)  almacenan aproximadamente el 30% de todo el carbono terrestre, el doble de la cantidad que todos los bosques del mundo juntos. Pese a su gran impacto en la mitigación de gases de efecto invernadero, desde 1970 se han perdido casi el 70% de humedales alrededor del planeta.

 Los humedales son los sumideros de carbono más eficaces de la Tierra

En las últimas semanas llamó la atención un fallo de la Corte suprema de justicia de la nación a favor de la protección de humedales dejando sin efecto la decisión del Superior tribunal de justicia de entre ríos que había rechazado una acción de amparo realizada por vecinxs de gualeguaychú en relación a un proyecto inmobiliario en la ribera del río de la ciudad. Este fallo es muy importante ya que fija un precedente y genera jurisprudencia dejando en claro que la construcción de un barrio cerrado  sobre el humedal generaba una alteración negativa del ambiente. Estas prácticas, que son muy comunes y poco sancionadas, ponen de relieve el gran contraste entre los lujosos barrios cerrados que se construyen y las zonas aledañas, que generalmente son barrios periféricos que acaban sufriendo inundaciones producto de la destrucción de los ecosistemas

Es necesario un marco legal que proteja a los humedales pero también una ley específica sobre ordenamiento territorial. Estos días de travesía quienes se embarcaron desde Rosario lo que más resaltaron es la recibida acalorada de la gente en las distintas paradas de descanso. Lo ambiental no nos es indiferente, las acciones que se tomen en el presente van a marcar el rumbo de los próximos siglos, y los estragos que ya está causando la crisis climática ponen en riesgo miles de vidas. 

¡Necesitamos una Ley de Humedales ya!

 

Fotografía: Fundación Eco Urbano (@f.ecourbano)IPC

Share:

Facebook
Twitter
LinkedIn
contacto

Escribinos por más información

info@mottme.com